Ya sabéis de mi debilidad por los vestidores…
Hoy os traigo una selección de vestidores de película y las 10 claves fundamentales para conseguilo sin dejaros el bolsillo en el intento.
Porque todas podemos tener uno, ¡aunque no esté lleno de firmas!
*Es el momento de soñar**

Como véis, os traigo una selección muy variada, aunque casi todos tienen varios denominadores comunes:
1. No son espacios lúgubres. Normalmente, si se dispone de espacio para vestidor, éstos se relegan a lugares sin luz. Craso error.
2. Es fundamental el orden. Tanto si vas a dejar los armarios vistos o si pones puertas, debes pensar que todo tiene que estar ordenado para que funcione bien el espacio. De nada te servirá tener un vestidor precioso si después no eres capaz de encontrar nada.
3. Prioriza el espacio. Si no dispones de muchos metros cuadrados, piensa qué cosas son las que más necesitas y que estén bien a la vista. Relega las zonas altas para las prendas de otra temporada o que te pones menos.
4. Planea cada espacio al milímetro. Este punto es el más importante: Tómate tu tiempo en pensar cuantos pares de zapatos tienes, cuantos pañuelos, si quieres que los complementos queden bien a la vista, las zonas de colgar para vestidos largos, etc.
Pensar en cómo ordenar cada cosa te ayudará cada día a vestirte.
5. Evita los huecos muertos. De nada te servirá tener las cosas en cajas al fondo del armario si no lo ves y no te acuerdas de usarlo. No ahorres en accesorios para armarios: cajoneras, percheros móviles, rejillas, etc. son fundamentales.
6. Si puedes, deja espacio en el centro para un puff. Le dará un encanto especial al vestidor y además será muy útil para calzarte.
7. Ilumina bien el espacio. Aunque tengas ventanas, acuérdate que cuando te vistes a las 7 de la mañana en invierno es de noche, así que pon una buena iluminación, tanto en techo como dentro de los armarios. Existen luces que se conectan al abrir las puertas que serán de gran utilidad.
Una bonita lámpara de suspensión en el centro de la pieza le dará mucho encanto a la estancia.
8. Acuérdate de pedirle a tu carpintero que deje huecos altos para las botas de invierno porque sino acabarás metiéndolas en cajas y es un engorro.
9. Deja sitio para un buen espejo hasta los pies.
10. Maniquí. Si eres previsora, ten a mano un maniquí o galán para dejar lista tu ropa para el día siguiente. Además de ser muy útil, quedará estupendo como pieza decorativa.
¡¡¡¡Espero haberos sido de ayuda!!!!